La frontera

Duilio Luraschi

Resumen


Desperté una mañana y el Mundo estaba en una gran guerra. Por lo menos una decena de hombres de traje de fajina entraron a la habitación y me sobresaltaron. Quise arrebujarme una vez más, pero no perdieron tiempo y, en vilo, me llevaron escaleras abajo hasta el centro de la sala. En el sofá de dos cuerpos estaba el que, indudablemente, daba las órdenes, o al menos tenía como cometido hacerlas cumplir. No quería que lo miraran directo a los ojos, por eso había construido una especie de distancia.

Texto completo:

PDF