WALDO LEYVA O EL RUMBO DE LOS DÍAS

Fidel Antonio Orta

Resumen


Nadie sospecha el pavor que antecede mi primera palabra, incrementado esta vez porque Waldo Leyva es un poeta que se cita de memoria. Basta con leer un par de veces cualquiera de sus textos para después, oh mágica resonancia de su palabra, adueñarse de títulos, versos y estrofas completas. Ese proceso psicológico (una suerte de peripecia silenciosa) ocurre por obra y gracia de la propia poesía; que, en el caso concreto de Waldo Leyva, siempre se presenta como una filtrada expresión del sentimiento, pero también como emoción del ayer o ficción del recuerdo.


Texto completo:

PDF