El límite

Delfina Acosta

Resumen


Siempre que iba a la farmacia para comprar apósitos, aspirinas, violeta de genciana y aquellas medicinas menores con las que mantenía surtido mi botiquín, me
solía hacer acompañar por Ogro; era dueño de un olfato mayúsculo.


Texto completo:

PDF