Los juegos del hambre en México. Los estragos del delito, en el marco de una violencia estructural

Jesús Acevedo Alemán, César Arnulfo de León Alvarado, Irán Barrera

Resumen


Como la novela The Hunger Games de Suzanne Collins, donde se narra toda una aventura épica de una nación postapocalíptica, en donde sus protagonistas deberán luchar a muerte entre ellos, mientras son observados por televisión nacional, en México, dicho juego macabro se ha salido de la ciencia ficción y de los libros, y se ha materializado en cada rincón de nuestro país. Al reflexionar sobre el tema de los estragos del delito, viene a colación dicha analogía; hoy día, los mexicanos al salir de sus hogares deben competir no tanto por encontrar condiciones de bienestar, sino por sobrevivir. La presencia de una cultura violenta, aunado al incremento y diversificación de la actividad delictiva genera un escenario sustraído sólo de la imaginación del escritor Leigh Whannell, creador de la secuelas Saw o mejor conocidas como El juego del miedo, en donde “Jigsaw” o el “arquitecto del mal”, más que matar a sus víctimas, las atrapa en situaciones que él denomina “juegos” o “pruebas” para comprobar la voluntad de vivir de sus víctimas a través de todo tipo de torturas físicas y psicológicas.
Para adentrarse al tema de los estragos del delito, es fundamental comprender las condiciones que existen en nuestros contextos, de manera particular, tratar de identificar las arquitecturas sociales adversas, o mejor dicho, los escenarios en los que hemos sido atrapados y que nos desafía a comprobar nuestra voluntad de vivir. En tal sentido, el presente ensayo apunta hacia la reflexión de la llamada violencia estructural, y cómo se ha instalado no sólo como un “juego macabro” o “juegos del hambre”, sino como un componente crucial en el entendimiento de la dinámica violenta de los pueblos. Los marcos referenciales que aportan las condiciones estructurales permiten generar una visión macro de las distintas variables que confluyen en la dinámica violenta de los sujetos, y cómo éstas detonan los incrementos acelerados de los episodios de hostilidad extrema, presente por la actividad delictiva y violenta del crimen organizado, que recae directamente en los más vulnerables, como lo son la infancia y la juventud.

Texto completo:

PDF