Del malestar social a la enfermedad psicosocial. El papel de la integración comunitaria

Jose Iñigo Aguilar Medina

Resumen


El sentido común determina que la consulta a un terapeuta es signo de que el individuo padece una enfermedad mental, que ella incide en las relaciones sociales de las personas, que desordena tanto su comportamiento, como el ritmo cotidiano con el que desarrollan su vida y que deben ser atendidas como un problema individual. Al mismo tiempo, se advierte que en las últimas décadas se ha incrementado la demanda para obtener la atención terapéutica de un especialista en psicología o psiquiatría.
En sentido opuesto al descrito, en este estudio se sostiene que la causa está en el modelo económico que impide que las personas hoy puedan establecer fuertes lazos comunitarios. Pérdida que, sin embargo, se compensa con la relación de tipo terapéutico, como concepto de vida y que se ocupa en tratar de remediar los procesos de la despersonalización de los individuos inducidos por la sociedad posmoderna. Por lo que al contrario de lo que el sentido común determina,
el aumento de la atención psicológica no es una manifestación del incremento de las enfermedades mentales, sino que expresa una modificación cultural en la manera en que se construye la vida cotidiana al margen de la comunidad y no como un incremento de la enfermedad individual.


Palabras clave


Relaciones sociales, bienestar mental; vida cotidiana; cultura; psicoterapia.

Texto completo:

PDF