Coloración y gota gruesa de Giemsa-Walker para el diagnóstico de la tripanosomiasis

Luis Palencia

Resumen


I. Diagnóstico de la enfermedad de Chagas (tripanosomiasis americana), se hace rutinariamente por medio de frotis de sangre, gota gruesa, observación en fresco y xenodiagnóstico (Niño, 1958). El cultivo e inoculación de animales no se ha generalizado, aunque tal parece que ofrece una mayor seguridad en el diagnóstico de la tripanosomiasis. La gota gruesa comúnmente empleada para el diagnóstico de paludismo y tripanosomiasis, Faust (1958), presenta algunas dificultades para la observación de estos parásitos. Por el contrario la gota gruesa empleando el método de Walker (1953) y la coloración de Giemsa-Walker, permite obtener preparaciones de mejor calidad, que facilitan la identificación de los hemoparásitos. Palencia (1960). En esta comunicación presentamos las experiencias realizadas con la ténica de coloración y gota gruesa de Giemsa-Walker y su aplicación para la identificación de la Trypanosoma cruzi.

Palabras clave


Enfermedad de Chagas; Coloración; Diagnóstico; Tripanosomiasis

Texto completo:

PDF