El derecho de disentir

Fernando García Rojas

Resumen


"Para el observador luego que asista a algunas sesiones médicas, debe ser notorio que hay pocas oportunidades para disentir y aún para preguntar. Pareciera que todo el mundo lo sabe todo, y que quien habla, pontifica. Querer preguntar en público, ante testigos, parece hacerse cada vez más difícil. No porque dejen de responderse las preguntas, sino por el cariz personal que puede adquirir la situación entre el interrogante y el interpelado. Con frecuencia hacemos caso omiso del objeto de estudio y no recibimos la pregunta u opinión como una actitud de quien quiere saber o aclarar, sino ""adpersonam""."

Palabras clave


Editorial

Texto completo:

PDF